MARKETING E INNOVACION

Las dos caras de una moneda

Marketing e innovación, o innovación y marketing, dos caras necesarias en una moneda para que realmente tenga valor. Ambas han sido mantras del mundo empresarial del presente milenio, pero nunca tan convergentes como en los últimos 10 años. Su relevancia aún mayor en el contexto de pandemia y post pandemia.

El aterrizaje de ambas actividades en organizaciones y mercados tienen desafíos similares, aunque no se reconozca rápidamente, existe casi interdependencia entre ambas para lograr metas y dependencia directa de ambas disciplinas por parte de proyectos y propuestas que deseen alcanzar objetivos ambiciosos.

 

La principal tara que afrontamos los profesionales de marketing es el poco entendimiento de parte del mercado de su rol transversal en las organizaciones; todo, absolutamente todo (procesos, productos, cultura, operaciones, etc.) tiene una perspectiva diferente y visión más amplia si pasa por el filtro del marketing, las cuatro Ps  tradicionales del mix marketing clásico lo sentencian.

El producto que deseas proponer, la plaza que extiende sus dominós a todo punto y canal de venta, la manera de promocionar (publicitar) y el precio como factor que genera beneficio tanto al cliente/consumidor como al productor/proveedor reducen riesgo si desde la génesis hay perspectiva de mercadotecnia; pero este sustento es algo que en las organizaciones no se interioriza, el marketing esta en gran parte postergado a la etapa de venta.

El universo de startups, casi por inercia, al empatizar con usuarios o validar oportunidades usa el prisma del marketero, esto es solo un ejemplo para ampliar el concepto de este artículo, pues justo esto, lograr que la innovación llegue al mercado es desafío común, y propuesta que hoy no tenga cuota de innovación no tiene futuro, ni de introducción o permanencia en el mercado.

Podemos hablar de dos conceptos relativamente nuevos, Innovation Marketing que es crucial para la gestión de la innovación (Innovation Management) y sobre Capacidad de Comercialización de Tecnología; el primero desde las adaptaciones infinitas del marketing a distintos contextos, el segundo desde la innovación y su anclaje con el mercado.

Los escenarios comunes y de fusión de criterios tienen distintas etapas, podemos mencionar las siguientes consideraciones claves:

  • La capacidad de impulsar planes para nuevos productos.
  • Competencia para desarrollar nuevos productos
  • Capacidad de producción masiva de nuevos productos
  • Gestión de calidad
  • Innovación en procesos de producción y comercialización
  • Análisis de competitividad
  • Establecimiento de estrategias de marketing
  • Gestión de comercialización de tecnología.

 

Ya sea un proyecto social, un modelo disruptivo de negocio, la vinculación de un proceso de investigación y desarrollo con el mercado o un producto nuevo para un mercado aun inexistente; la solidez del éxito posible radica en:

  • Investigar los escenarios (mercados) viables de propuestas o producto específicos.
  • Investigar las necesidades de segmentos específicos.
  • Anticipar las necesidades futuras de estos segmentos.
  • Mapear potenciales nuevos escenarios y derivadas de las propuestas actuales.
  • Investigar el desarrollo del mercado, su crecimiento o contracción y la velocidad con que ello ocurre.

Como podemos apreciar, esto requiere la fusión de ambas actividades, siendo solo el umbral del índice de madurez tecnológica y del índice de maduración comercial.

Imagine vender algo nunca visto o completamente desafiante al consumidor sin haber “vendido” esto al interior de su organización, ahora imagine alteraciones en el mercado en canales de distribución (por ejemplo) o cambios en el comportamiento del consumidor. Lo sistemático es una necesidad para poder escalar, pero también la agilidad para adaptarse al mercado. Abordar estos escenarios V.I.C.A. (variable, incierto, cambiante, ambiguo) con solo el ojo del marketing o de la innovación es tener miopía en el mundo de hoy, no olvide que si quiere crecer (que hoy es la forma de sobrevivir) considerar:

  • Medir su capacidad para impulsar nuevos productos (desde la ideación hasta la puesta en vitrina)
  • Cuidar la estandarización de la tecnología que utiliza.
  • Complementar sus procesos con tecnología clave
  • Analizar el ciclo de vida de sus productos (o servicios)
  • Medir la propia capacidad de innovación.
  • Consolidar la red en la que su organización es epicentro (proveedores, distribuidores, clientes)
  • Analizar e incrementar los niveles de competitividad.

Nunca como en el inicio de esta nueva década es crucial proponer valor real a los consumidores, nunca tuvieron ellos tanto poder para comparar y elegir aquello que es más conveniente como individuo, pero también como colectivo; nunca hemos dependido tanto de la innovación y la innovación hoy no regala tiempo para esperar ser aplicada o descubierta. Dos caras de una misma moneda, preocúpese de que no se a una moneda dando vueltas en el aire, asegúrese que sea y útil en su bolsillo.

LUIS ALBERTO FLORES

Arquitecto de Marketing y Modelos de Negocio, Coordinador de la Mesa de Innovación Regional Arequipa, especialista en marketing de servicios, desarrollo de propuesta de valor, diseño de experiencia de cliente. Mentor de PromPeru en procesos StartUp Week, Mentor en Incubadora de Negocios Kaman.

d

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis ultricies nec